/ GONZALO ORTIGOSA YOLDI

23.FEB.- 7.ABR.2018

II TEMPORADA—2017/2018

Una obra pedagógica nacida de la experiencia existencial y ligada íntimamente a trabajos teóricos, pictóricos y escultóricos desarrollados a lo largo de la historia y ocupados en mostrar y hacer evidentes los campos de profundidad, el espacio y el vacío.

La intimidad, el pensamiento hacia dentro y la reserva de todo sentimiento personal son las claves de una escultura cuya pretensión es liberar de cargas y expulsar una profunda experiencia interior. La demostración del vacío personal y la angustia vivida, dominada,  convertida y devuelta a la naturaleza.

 

 

Texto: Alicia Estebas

Fotografías: Kiko Ausejo y Carmelo Argáiz

 

13.04.2018: Inauguración las 20h.

22.03.2018: ESPACIO TIEMPO Y FORMA: mesa redonda escultura. Busquemos una buena excusa para encontrarnos, hablar y reflexionar sobre arte contemporáneo. Una conversación entre ocho escultores: David Azpugúa, Balanza, Daniel Díez, Pepe iglesias, Bibiana Martínez Torrecilla, Gonzalo Ortigosa Yoldi, Félix Reyes e Iranzu Urra.

01.04.2018: sesión fotografica. Bailar en las esculturas de Gonzalo abre las puertas a infinidad de posibilidades. Sus poliedros sintéticos y lineales logran generar diferentes relaciones entre interior y exterior, crear muros invisibles donde reflejarse o incluso cobijarse. En este sentido, un hogar no tiene porque ser un lugar físico, muchas veces hallamos <refugio> en una idea que toma cuerpo de múltiples maneras; otras en un simple abrazo o caricia.

Como en todo espacio, hacerlo habitable supone recorrerlo con todos los sentidos hasta familiarizarse con sus dimensiones, direcciones, ángulos, superficies, acoples y otros matices. Poco a poco el cuerpo se sincroniza y adapta hasta configurar un fragmento más de sus desarrollos. Se trazan nuevas geometrías, gestos y encuentros; dibujos orgánicos y efímeros que se mimetizan y enmarcan en bastidores metálicos, pero también en una búsqueda de sus propias coordenadas. De hecho, una escultura es un centro de gravedad, y si permite encontrarnos a nosotros mismos y conectar con otros, ya ha cumplido una función esencial, más allá de su estética. David Azpurgua de Luis, Virginia Subero Munilla y Nora Arana Pérez

19.04.2018: HUÍDA HACIA DELANTE: Vermut Clásico.

Dos pinzas, dos actuaciones. Un cangrejo que mirando de reojo avanza hacia atrás para huir hacia delante. Música clásica como acto de insurgencia. música clásica para huir hacia delante.

Despedimos a Gonzalo Ortigosa Yoldi, y se hizo por todo lo alto, con Germán Barrio como pianista y el dúo de tenor y piano compuesto por la maravillosa voz de Joseán Mendaza y las fantásticas manos de Sara Viana, además del nutrido grupo de amigos que nos acompañasteis. Todo fue pura emoción.

 

[X]